Retencion de IVA

Retencion de IVA

En Venezuela, como en la gran mayoría de los países del mundo, se aplica el Impuesto al Valor Agregado, que a través de su Ley y reglamento señala que “se crea un impuesto al valor agregado, que grava la enajenación de bienes muebles, la prestación de servicios y la importación de bienes, según se especifica en esta Ley, aplicable en todo el territorio nacional, que deberán pagar las personas naturales o jurídicas, las comunidades, las sociedades irregulares o de hecho, los consorcios y demás entes jurídicos o económicos, públicos o privados, que en su condición de importadores de bienes, habituales o no, de fabricantes, productores, ensambladores, comerciantes y prestadores de servicios independientes, realicen las actividades definidas como hechos imponibles en esta Ley“.

De esta manera, Impuesto al Valor Agregado (IVA) es un tributo indirecto que tiene su peso sobre el consumo y grava las adquisiciones de bienes y servicios efectuadas por empresarios y profesionales.

Claramente, se puede ver que aunque quien paga el impuesto es el destinatario final de los bienes y servicios, la Hacienda Pública recauda poco a poco, a medida que se produce el bien o servicio en las empresas sucesivas que intervienen en el proceso.

El IVA y la contabilidad están estrechamente relacionados, tanto por los requisitos contables que exige la aplicación del impuesto como por la incidencia que tiene en los hechos contables, como son las compras y en las ventas.

Sus contribuyentes, aún cuando no estarán obligados al pago del impuesto, deberán cumplir con los deberes formales establecidos por la Administración Tributaria. Estos deberes son los siguientes:

  • Estar inscritos en el RIF.
  • Emitir documentos que soporten las operaciones de venta o prestaciones de servicio por duplicado, que cumplan con los requisitos que la providencia dispone.
  • Llevar una relación cronológica mensual de todas las operaciones de venta, en sustitución del libro de ventas.
  • Llevar una relación cronológica mensual de todas las operaciones de compra, en sustitución del libro de compras.
  • Presentar la información contenida en la Relación de compras y de ventas, a solicitud de la Administración Tributaria.
  • Presentar declaración informativa por cada trimestre del año civil, o semestre, según su condición, a través la Forma 30, dentro de los quince (15) días continuos siguientes al período.

Asimismo, la ley designa a agentes de retención del impuesto al valor agregado a los siguientes sujetos:

  • Entes públicos nacionales, estatales y municipales por las adquisiciones de bienes muebles y las recepciones de servicios gravados que realicen de proveedores que sean contribuyentes ordinarios de este impuesto.
  • Sujetos pasivos calificados como especiales: distintos a personas naturales, cuando compren bienes muebles o reciban servicios gravados que realicen de proveedores que sean contribuyentes ordinarios del IVA
  • Los agentes de retención quedan obligados, además de retener, a declarar como impuesto retenido a terceros y a pagar en el período correspondiente, el impuesto que generó la operación realizada.

Todo contribuyente designado como Agente de Retención deberá retener el 75% del impuesto reflejado en la factura. Si no contienen el monto del impuesto discriminado en la misma o cuando el Proveedor no esté inscrito en el Registro de Información Fiscal (RIF), cuando los datos de éste no coincidan con los de la factura, cuando se trate de compras de piedras y metales preciosos, cuando el proveedor haya omitido la presentación de algunas de sus declaraciones IVA. En estos casos, se deberá retener el 100% del Impuesto facturado.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Scroll To Top